Buscar este blog

viernes, 26 de agosto de 2011

Mi cafetera de porcelana





Autora  :  Doris Sánchez


Llegada la época de rebajas cada uno busca lo que necesita a los mejores precios y tal vez lo que ni necesita ni quiere.  Nos adentramos en almacenes aún sin saber lo que llevaremos en las bolsas a nuestra salida del mismo, comprar y comprar para luego preguntarnos si realmente lo necesitamos o es un caprimo  más de los tantos que a diario nos tientan.


Yo he aprovechado las rebajas de la mejor manera, me he regalado algo que me hacía gran ilusión incluso lo tenía en mi lista de compras presente o futura  "un hermoso juego de café" que he mostrado a quienes me visitan  cual  si fuera  la adquisición del cuadro o joya más valioso  del mundo, que en realidad no lo  es,  pero  que a mí me ha encantado.




En épocas de rebajas las tiendas de ropa, accesorios o calzados  entre otras, están repletas de gentes que a veces llegan casi a quitarte de las manos lo que ya  habías  elegido pero en este caso os aseguro que era la única clienta que estaba en el lugar, una tienda de muebles que por cambio de  de administración  liquidaba la  mercancía existente, lo encontré a un precio sorprendente y llegué a mi casa muy alegre  a colocarlo en el  mejor lugar, mi vitrina.


Analizo esta época varias veces repetidas durante el año, los entrevistadores esperan a las puertas de los locales a los clientes para preguntar cuánto te piensas gastar en estas rebajas??? a lo que generalmente responde, 50 o 70 euros como máximo pero eso  casi nunca se cumple.  Somos como una máquina de absorción que chupa todo lo que se puede y los bolsillos no quedan exentos al perjuicio.   Una señora dijo a la cajera de una tienda en mi presencia,  compraré todo lo que pueda hasta que la tarjeta de créditos no pueda más, perdona??? y quién pagará esa tarjeta de crédito??? tus padres o tú???  hay que ser comedidos para evitar futuros disgustos.


Mientras las tiendas quedan vacías de mercancías y de clientes   yo   disfruto en mi casa cada día,    de un rico café en mis  hermosas tazas de porcelana que puede que nunca jamás volverán a estar en rebajas pero que estarán de moda para siempre.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada